martes, 25 de diciembre de 2007

¿Dulce? Navidad...

Papá Noel no ha sido generoso. Sólo algún que otro complemento y... poco más. ¿No ha sido generoso? ¿Me preocupa la cuesta de enero?

Puede ser, puede ser... que deba...

¿preocuparme? o más bien...

... que deba dejar de lamentarme y... pensar en los otros, en tantos otros por los que jamás hago nada autoamparándome en la rabia, la impotencia, la indignación. ¿Realmente no puedo hacer nada?

LOS HIJOS DEL HAMBRE NO TIENEN MAÑANA

Con la mirada perdida, en esos ojos de cuencas vacías, se me notan las costillas, debo vivir el día a día.

Y tú preocupado por cómo adelgazar, pensando todo el día en esos kilitos de más. Siéntate un ratito y ponte a pensar, en cómo viven y mueren los demás.

Para poder vivir debo arriesgarme a morir. Aún me queda la esperanza de poder salir de aquí. Navegan mis ilusiones en un frío mar añil. Escapar de la pobreza, por fin, por fin.

Para poder vivir debo arriesgarme a morir. Y aún me queda la esperanza de poder salir de aquí. Navegan mis ilusiones en un frío mar añil. Escapar de la pobreza, por fin, por fin, por fin.

Y si merece la pena el cruzar en una patera, que va a naufragar antes de llegar a Gibraltar.

Me asusta la pobreza, vete de aquí. Nos quitas el trabajo y nos traes de fumar. Educamos a tus hijos para que roben el pan. El día de mañana nos vas a gobernar.

Y apaga el televisor y todo vuelve a ser real, las cosas que has visto se te van a olvidar. Guerra, sangre y precariedad. Calla tu conciencia y déjate llevar.

Y apaga el televisor y todo vuelve a ser real, las cosas que has visto se te van a olvidar. Guerra, sangre y precariedad. Calla tu conciencia y déjate llevar.

Y es que entonces se apagan, ay, todas las luces del barrio. Y la gente duerme y no piensa en los que pierden su vida a diario.

Con la mirada perdida, en esos ojos de cuencas vacías. Se me notan las costillas, debo vivir el día a día.

Y es que entonces se apagan, ay, todas las luces del barrio. Y la gente duerme y no piensa en los que pierden su vida a diario.

Con la mirada perdida, en esos ojos de cuencas vacías. Se me notan las costillas, y es que debo vivir el día a día.

9 comentarios:

El Vizconde Valmont dijo...

La noto triste, Marquesa, y tiene derecho a estarlo, pero que no sean estas fechas el motivo. En todo caso vaya desde aquí mi ánimo y un valmontiano abrazo a distancia.

principito dijo...

Se puede hacer, marquesa, y tú lo sabes bien y lo has hecho ya. Cada uno hace lo q puede, granito a granito se hace la montaña.

Un beso.

Markesa Merteuil dijo...

No estoy triste, vizconde, sólo algo lluviosa. De vez en cuando tengo alguna que otra explosión. No es preocupante... De hecho, me preocuparía más que no me pasase...

Gracias a ambos...

ArteLibra dijo...

Que me hizo vivir vibrante?
un recuerdo que hoy no es realidad.
perro lo seguire siendo por que me sobra pasion y entrega la cual no aprende a medir!!

gracias por pasar y felicidades para ti.
Adios
Namaste

Markesa Merteuil dijo...

Es un placer leeros... tal vez porque desde hace unos lustros alguien se emperró en llamarme mi niña chilena... y todo lo que tiene que ver con vuestro país tiende a atraerme sobremanera. Felicidad también para vos.

MONTECRISTO dijo...

Sus explosiones son compartidas:
http://es.youtube.com/watch?v=wDHWrfnzfA8&mode=related&search=

Markesa Merteuil dijo...

En cuanto esté en un ordenador con altavoces... lo escucho... :-) aunque ya resuena acá dentro...

MONTECRISTO dijo...

La siento tan dentro...

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

...ya luchas....lo sé