sábado, 23 de febrero de 2008

Suena el teléfono y... sonrío; sonrío incluso antes de escuchar tu voz, al otro lado del hilo. Y es entonces cuando más añoro el poder perderme en tu sonrisa, en tus caricias disfrazadas de piel. Y te pienso, y te sueño, y ansío perderme de nuevo en tu abrazo. Y dejo que me pueda el deseo, y me pido calma, y... duele. Tan cerca, tan lejos.


Suena el teléfono y eres tú, y no puedo perderme en tu sonrisa. No puedo saborear tus ganas, ni espiarme en tus pupilas. Dónde están tus manos, me pregunto. Escudriño las sombras, pero tu ausencia hiela mi piel con un frío que recorre los contornos que perfilaste, deleitándote en mis matices. ¿Te basta con ese boceto? Mi memoria es frágil. Desdibuja tu recuerdo y me asedia el tiempo que resta hasta esta noche, hasta todas mis noches contigo.


Suena el teléfono y te añoro. Tan cerca, tan lejos.

6 comentarios:

Veca dijo...

Si leyera esto, seguro que no pasabas ninguna noche más esperando por él....XD

Mario M. Relaño dijo...

Esta llamada de teléfono es el preludio del próximo encuentro donde entonces sí, se podrá hacer uso de las manos, los ojos, los labios... Esta llamada de teléfono es un paso más. Ese paso necesario. No se puede dejar de contestar, aunque en un principio suene a más dolor. Esa llamada es como si fuera el primer roce del beso...

Chousa da Alcandra dijo...

Lémbrovos que estamos atravesando unha pseudoprimavera. Véxovos moi alterados xa...

En todo caso, bo proveito!

jordicine dijo...

Yo tengo memoria de pez. ¿De qué estábamos hablando? A sí. Que suena el teléfono. ¿Y quién era? Bueno, pues lo dejo para otro día. Markeda de dónde? Un beso.

Markesa Merteuil dijo...

Veca... aún no quiero que lo lea. Necesito más tiempo. No le digas nada, eh? ;-)

Mario... esa llamada y esa sonrisa dice más de lo que yo pueda expresar. Esa sonrisa habla de un momento dulce, irrepetible y... las ausencias ayudan al deseo. Cuando todo es demasiado fácil acaba por cansar. Lo malo, en este caso, es que los tiempos no los ponemos nosotros, sino que nos los impone la vida... Lo malo o lo bueno, ya que posibilita una mayor frescura.

Chousiña... e que conducir por Galicia e ver esas paisaxes que ti nos amosas por foto... velas cara acara, ulilas... altérame un pouquiño... ;P

Jordicine... teniendo en cuenta vuestra memoria... excuso responder... En cuanto cerréis el post me olvidaréis... XD

Silvana dijo...

¡Espectacular! Me encantó, perfecto diría, en la forma y el contenido.

Sin ánimo de reiterarme, ¡es espléndido!