martes, 24 de febrero de 2009

Incapacidad de seducción

Palidece mi sarcasmo ante tu mirada que me desnuda rutilante, mientras dudo de su ser. Tal vez deba su brillo a tantas lágrimas hurtadas de comisuras de labios ajenos; o quizá sea la estela de sudores compartidos en noches eternas; o bien una marabunta de sentimientos reflejados en tu pupila de espejo.

Me desdibujo; lo sé. Sólo queda agua. Agua que, al igual que las que la precedieron, escala tu esencia al objeto de culminar un hito absurdo: anidar en tus ojos y resplandecer en tus niñas. En ellas vuelvo, al fin, a ser consciente de mis contornos. Me observo en tu mirada, que me expone dulcificada por sonrisas perennes. Y mi piel recupera tono. Palpita, mientras mi voz suplicante tiembla. No quiero rozarte aún. Sólo aproximarme a tus ojos, en los que atisbo mis pupilas. Las habitas. Es por eso que no puedo seducirte cubriéndome de velos...

Placidez.

15 comentarios:

Druid dijo...

Lo que mas me llama la atención es el titulo... dudo mucho, Sra. Marquesa, de su incapacidad de seducción.
..... y dudo mucho de que su sarcasmo se note palidecer...

Bicos (sigo vivo).

Isabel dijo...

Me dejas con la boca abierta, tienes una gran sensibilidad, y al menos por escrito, no hay ninguna incapacidad de seducción. Un beso guapa

Mar dijo...

Pues con esa forma de seducción te lo metes en el bolsillo fijo!!! jajajaja

Besitosssssssssssss

Francisco dijo...

Vamos Markesa, solo es tu deseo hecho pasión, no pasa nada, no temas.
Especialmente romántico
Abrazos
Franc

Chousa da Alcandra dijo...

En serio?

meus instantes e momentos dijo...

muito bom, bonito, bem escrito, sensivel.
Maurizio

DianNa_ dijo...

Besos y todo mi cariño, preciosa, cuídate mucho :)

El color del viento dijo...

Pura seducción de principio a final.
La última frase me hace pensar en otras mujeres, que estando tan cerca de nosotras, parecen habitar otros mundos donde las hacen cubrirse y vivir en la más dura sumisión...

Me encanta tu estilo.

SOMMER dijo...

Mientras haya placidez, todo va bien. ¿No?

Markesa Merteuil dijo...

No sé qué decirte, Sommer. Tal vez lleve a un estado semicomatoso, ¿no?

Mar dijo...

Hola guapa, pasa por casa y llevate un regalito muy especial, feliz semana!!!

Besitosssss

jordicine dijo...

Toda tú eres seducción, MARKESA. Un beso.

July dijo...

Si crees que no puedes, No podrás. Si crees en tí y tu fuerza. Lo conseguiras ;)

Abrazoz

Suso Lista dijo...

Incluso as palabras seductoras se cubren de velos.Bico

Markesa Merteuil dijo...

Uy, Druid, a veces me desconozco, no te creas.

Isabel, la incapacidad no nace de las palabras, sino de dentro. Es la contienda interna de qué es preferible: seducir o enamorar. Cuando se siente algo más que un encaprichamiento, la opción a escoger es siempre la segunda. Y nunca deben mezclarse.

Ay, Mar, ¿y si realmente no quiero? Tal vez se trate de eso, de que en el fondo no quiero.

Franc, a veces del romanticismo oculta otras cuestiones. :-)
La placidez merma potencialidad a la pasión.

Chousiña... tes un mail.

Maurizio, obrigada.

DianNa, no te olvidamos. Ojalá todo se resuelva pronto, pero... sé que las horas transcurren lentas y el tedio mata las esperanzas. Pero no desesperes, wapa. Te envío fuerza.

El color del viento, ¿conoces Prohibido Callar? Pásate por el blog (http://nomassilencios.blogspot.com) cuando quieras. Te esperamos y si quieres aportar algún grito, no dudes en pedirme que te incluya en el listado de los que pueden postear.

Jordi, fingiría rubor, que siempre queda muy coqueto, pero... prefiero decirte: qué exagerado que me eres. :-) Un besito.

July, cierto. Nos leemos.

Suso, las palabras seductoras son velos en sí mismas. De ahí la incapacidad de seducción, porque no quiero cubrirme de ellos ;-) Bicos.