viernes, 18 de julio de 2008

Refranero

"Para presumir, hay que sufrir"...

...ergo muchas mujeres tienen como objetivo prioritario en la vida casarse, para presumir.




Yo preferí comprarme unos zapatos... de diez centímetros de tacón...

Así, como le
comenté a una buena amiga, no me queda tiempo para meditar sobre lo que me preocupa. Tan sólo puedo pensar en una cosa: en cómo no caerme desde ahí arriba.

17 comentarios:

Mariano de Toledo dijo...

Definitivamente me encanto tu escrito, es bueno a veces caer un poco en la frivolidad, nuestras cabezas y sentimientos siempre están trabajando, viva la dualidad.

Con cariño Mariano de Toledo

PD: si desaparecí fue solo por mi trabajo que me atrapo completamente.

Besos...

Benjuí dijo...

Preferible un par de zapatos: en cuanto te canses de ellos los regalas, los tiras, los arrinconas...
Un marido para presumir sale demasiado caro en términos vitales.

Mario dijo...

Siempre te quedará tiempo de preocuparte si te caes... Pero mientras, contempla todo desde las alturas.

principito dijo...

Desde tan arriba se ven las cosas igual q 10 cm más abajo?

Besitos.

Markesa Merteuil dijo...

No, Principito, no se ve igual. Para nada...

La verdad es que me encantan, pero... tienen un defecto grande. Los pesados se han dado cuenta de que con ellos no puedo huir rápidamente. Es más el miedo a caerme que el miedo a aguantarles, con lo cual... se aprovechan vilmente de mi debilidad... XP

Veca dijo...

Por eso yo soy tan poco presumida (perdona que pasara en pasarme, pero se me pasó por completo esa actualización)

Suso Lista dijo...

A min encantanme eses zapatos de tacón. Bicos Markesa

Zeltia dijo...

¿casarse para presumir?

no lo cojo...

Markesa Merteuil dijo...

Yo, más que coqueta, Veca, creo que lo que soy es fetichista. Me encantan determinadas prendas que creo que podría calificar, sin equivocarme, como "de tortura".

Gracias, Suso. A mín tamén. Cando os domine, ata botarei uns bailes con eles.

Zeltia, casarse para presumir era lo que hacían nuestras abuelas, incluso en algún caso nuestras madres. Si no te casabas, no eras nadie. O casada, o monja o... solterona. Solterona como calificativo peyorativo. De ahí el para presumir (para sufrir). Lo tenían tan asumido, el rol impuesto, que ni se percataban de que estaban renunciando a su libertad y muchas eran incluso felices soterrada su personalidad bajo el dominio sexista. De hecho, sufren por ti si no lo asumes. Tal vez me quedé corta en la explicación.

Y si prefiero los zapatos es porque, como bien dice Benjui, cuando me canse de ellos o me los quito, o los regalo, o los tiro, o los arrincono.

Besos a todos.

Nikaperucita dijo...

Tengo ganas de unos taconazos :)

Nikaperucita dijo...

A sI??? Con la ilusión que me hacen a mi esas coincidencias! jajajaja


Seguro que era muy majete :)
¿Estudiaste aquí?

Nikaperucita dijo...

Todos esos los conozco y los he pisado..jajajaj.
El moderno en concreto no me gusta mucho la verdad...:) ayyyy, si es que Salamanca es un desmadre.

Markesa Merteuil dijo...

Salamanca es un lugar para el estudio reflexivo, la meditación y la construcción de consciencias al calor del amor en un bar. :P

irene dijo...

Tienes razón, yo conozco algún caso, no sé si era ese el objetivo al casarse, pero una vez acabada la relación la mantienen, porque al parecer, "viste" mucho ir por el mundo con un marido del brazo y además se sienten más "elevadas" que con esos taconazos, esto por supuesto sin generalizar, ¡Dios me libre!
En cuanto me quiten la escayola, prometo ayudar al principito con su tobillo.
Bicos.

jordicine dijo...

Pues son muy bonitos. Eooooooooo! Qué tal allí arriba? Besotes.

Zeltia dijo...

te explicaste bien,mujer, es que a veces yo, además de bajita, soy un poco corta.

Markesa Merteuil dijo...

A veces soy algo oscura en mis explicaciones. Será porque adoro el café...