jueves, 24 de julio de 2008

Las niñas que aún quieren ser princesas (X)

Al anochecer del día marcado por el galán, sintió como algo la impelía a reaccionar. Recordó el baúl de sus sueños de niña, aquel arcón que, legado por su madrina, nunca quiso o supo abrir. Giró la llave y, como por arte de magia, se activó un resorte que la transportó a un mundo de fantasías. Una bailarina giraba suavemente al son de una música que la incitaba a ser quien nunca, hasta entonces, había deseado ser.

El cofre estaba dividido en departamentos, que poco a poco fue vaciando. Allí halló justo lo que precisaba: un vestido de fiesta, corsetería adecuada para resaltar sus formas pasando, no obstante, desapercibida, unos pendientes, una gargantilla, unas sandalias tan livianas que parecían de cristal... Incluso había cremas, maquillaje, laca de uñas, cepillos para el pelo, bandas depilatorias... Tenía todo cuanto podría precisar para una noche de fiesta y todo, además, parecía pensado precisamente para ella. Todo era de su talla y todo era acorde con sus facciones, el color de su cabello... ¿Por qué no ir a la fiesta? ¿Qué podría salir mal?

En un pequeño cajón encontró incluso dinero. Si había que pagar entrada, podría hacerlo. Y el taxi, también sería lo de menos.

To be continued

5 comentarios:

Veca dijo...

La carroza se convierte en taxi......pero la Cenicienta que sueña en convertirse en princesa todavía está muy de moda.

jordicine dijo...

Es como la historia interminable esta serie. Pero me gusta. Un beso, Princesa.

Nikaperucita dijo...

Es como un kit de emergencia para las princesas actuales :)
beso!

loslibros dijo...

Bonito, espero la continuación....

Yeli dijo...

Que devuelva todo a su lugar, cierre el cofre y emprenda camino con los pies en la tierra y los ojos abiertos.
Un abrazo
Yeli