sábado, 6 de septiembre de 2008

No soy yo a quien buscas

Cerveza. Una tras otra. Historias. Llenas de anécdotas insustanciales. Valores. Muy distintos a los que yo aplaudiría. Rotundidad. Absurda por lo banal de lo que la mueve. Caricias. Con sabor a tabaco. Actitudes. Inmovilistas. Reivindicaciones. Que no suscitan sentimientos, ni pasiones.

Y yo, ya hastiada, defendiendo hasta el hartazgo mi posición de macarra.

NO se ha convertido en mi palabra preferida. No estoy. No me apetece quedar. No quiero charlar. No pude coger el teléfono. No deseo nada contigo y, lamentablemente, aún no puedo decírtelo, porque no es el momento, porque te haría daño.

Y AHÍ LA FASTIDIÓ EL NO...

Detesto prolongar lo improlongable... y dañar corazones que aspiran a sentir engañándose y buscando engañarme.

Odio esa dependencia del otro, que te hace precipitarte simplemente para esquivar la soledad. ¿Qué quedó de aquel "mejor solo que mal acompañado"?

No soy la compañía que buscas. No soy. Y no seré la compañía que buscas.

14 comentarios:

Nikaperucita dijo...

Ainch... (se han cruzado nuestros post, justo ahora mismo me llego mail de tu comentario... XD).

Esto que pones... que levante la mano quien no lo haya vivido (de un lado o del otro) alguna vez... que debiles dependientes testarudos que somos

Veca dijo...

Ey chica dura!! Quizás ese No debería de ser ahora, para no prolongar lo improlongable, tal y como tu dices y no alimentar falsas esperanzas.

Cat's dijo...

porqué nos complicamos tanto, con lo divertido que sería decir todo a que SI, jajaja, macarraaaaaaaaaaa, ais me gusta!!! besotes

O Meigallo Azul dijo...

Pues di que no, lo importante es sentrse bien.

Por cierto, en referencia al comentario que me pusiste, no creo que te hayas vuelto demasiado prosaica, lo uqe pusiste, tenía una morriña poética.

Chousa da Alcandra dijo...

Pois se non llo podes dicir así de clariño...faille un debuxo!.
Vale, macarrona?

Markesa Merteuil dijo...

O que hai que ouvir... Macarrona, que me chamou. Menos mal que marcho de vacacións, que se non...

humo dijo...

El "no" sólo hace daño a quien no lo pronuncia en el momento exacto.

Me parece a mí, vamos. A mí, que soy experta en dar y recibir noes...

Buen hombre dijo...

Bien dicho.

jordicine dijo...

Pues creo que lo has dejado claro. O no? Un beso.

Zeltia dijo...

es triste de robar, pero más triste es de pedir
pues eso: que por mucho que joda tener que decir NO, más jode que nos lo digan. Y eso va a doler siempre, así que no sé a que viene demorarlo (¿quizá a que ya se de cuenta y no haya que pasar por el trago?)
A veces un no es el momento solo es una excusa que nos damos.
digo yo, eh, que ni sé de que va la cosa.
tal vez es un simple ejercicio literario.
un saludo

Yyrkoon dijo...

Muy autocomplaciente y pragmático el post, sí señora.
Una forma muy digna y eficaz de creer lo que quieres creer y no sentirte mal por ello.
Que él no sea quien tú buscas no quiere decir que tú no seas quien él busca, así que si tienes que mandarlo a escardar cebollinos muy bien me parece, pero no te engañes.
Me pasó igual hace escasas tres semanas con mi chica de once años... la relación no la chica ^_^

Pensar en uno mismo, bien.
Poner pensamientos en la mente del otro, mal.

irene dijo...

Aprendí tarde a decir no, muchos errores, muchas prolongaciones del dolor, cortar por lo sano, ¡qué mal suena!, pero qué bien hace.

En realidad yo venía a hacer una pequeña broma y decirte que ayer te vi, pero veo que "no eras tú", vi a la Marquesa de Merteuil, interpretada maravillosamente por Blanca Portillo, en Barroco, en el Teatro Fernán Gómez de Madrid, me acorde de ti y me hizo gracia, también estaba el Vizconde de Valmont, al que hace tiempo no veo por aquí. Esto del blog me está zumbando.
Un abrazo, Marquesa.

Cuspedepita dijo...

Pospoñer o rechazo non vai evitar a dor de sentirse rechazado, máis ben ao contrario, canto máis tempo pase, peor para o outro e peor para ti.

Markesa Merteuil dijo...

Al final tanto fue el cántaro a la fuente que la fuente se cambió de sitio sin previo aviso... No sabe nada del cántaro, aunque insiste e insiste...