jueves, 23 de octubre de 2008

Un poso en forma de letras

La mayor parte de las veces, la pasión ni siquiera deja un rastro a seguir cuando nos perdemos en apatías. Tal vez, a lo sumo, un poso en forma de letras con las que, una vez, intentamos convencernos de que, arrítmicos, sentimos aquello que los poetas elevan a la categoría de amor.

9 comentarios:

Bombero dijo...

La pasión siempre deja rastro, MARKESA. Te lo digo yo.

jordicine dijo...

Muy profundo, Markesa. Esta vez me has dejado desconcetado. Un beso.

Chousa da Alcandra dijo...

En momentos así gustaríame ser un can, para poder decir con todo énfase: GUAU!!!!

irene dijo...

Cuando la pasión da paso a la apatía, a veces, no deja ni siquiera un buen recuerdo, y sólo la duda de si aquello existió.
Un beso.

MentesSueltas dijo...

Pasión... siempre.

Te abrazo
MentesSueltas

titiritera dijo...

creo que la pasión termina, y cuando pasa, lo mejor es terminar con la relación. Nada de engañarse, o el frio nos congelara. Un saludo.

Monica Alvarez dijo...

La pasión es como un espejismo,una vez que se acaba,desaparece.
Saludos

Suso Lista dijo...

Pois a min, encantame o que escribes respecto da pasión. E dicho un apasionado. Bicos

DianNa_ dijo...

Y buscas entre los recuerdos y dudas de que aquello realmente existió...

Sabias palabras, niña :)

Besos y buen día