viernes, 26 de diciembre de 2008

48 horas


Me visto de palabras y ninguna es apta para concretar sensaciones. Sigo parámetros convencionales, para, cual palillera, mover bolillos al objeto de lograr encajes; y ninguno se asemeja a tu sonrisa.

Ésta, recuerdo entonces, es la trampa. No obstante, juego; dejando que me envuelvan las volutas de tu esencia, tan sencilla, como embriagadora. Y me pierdo en tu boca, incapaz de leer el mapa de los besos, que se desordenan en marabunta.

Tomo aliento, y me retraigo. Pero, me sorprendo admirando los grilletes a tu alma. Y ya es tarde. Me he encadenado.

48 horas de ternuras y el calabozo, por fin, desvela su anquilosante sordidez. No quiero ataduras, grito. Tampoco, reglas. Es más, me aburren los besos perfectos.

Elevo, pues, la mirada, para encarar la puerta de las libertades; ésa que siempre estuvo ahí, tras esa sonrisa para la que aún no soy capaz de hallar adjetivos.

9 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Sendo unha detención tan pracenteira como vexo que foi...case mellor que che aplicasen a Lei Antiterrorista, que serían 72 horas en troques de 48!!!!

Bicos iluminados dende as luciñas de Antas

VeroniKa dijo...

vaya....Marquesa...qué nivelaso, me ha encantado. besos

Francisco dijo...

A pesar de tener que sujetar lo sentimientos y las sensaciones con palabras. Que complicado es amar sintiéndose libre al mismo tiempo. Para mi gusto preciosa descripción como si se tratara de una tela tejida con bolillos…Los grilletes a tu alma…
Felicidades Markesa
Abrazos
Franc.

Ana Belio dijo...

A mí también me aburren los besos perfectos, me gustan aquellos que siempre se pueden mejorar y que me sorprenden cada vez.

Felices días, y suerte en el próximo año.

Bss.

Mar dijo...

Un beso robado...
Una caricia...
Una mirada....

Besitossssssssssss

jordicine dijo...

Tiempo al tiempo. Besos.

irene dijo...

Es difícil lograr expresar, lograr captar un sentimiento concreto, muy complicado tratar de hacer un enrevesado encaje de bolillos sin mucho técnica, mejor no meterse en berengenales, se puede formar un embrollo del que no se pueda salir.
¡Mucho cuidado!, la libertad es sagrada, aunque un poquito de ternura, y alguna sonrisa, no creo que obliguen a mucho.
Besos.

Markesa Merteuil dijo...

Hay sonrisas por las que se podría llegar a dar la vida... (Lo sabéis, sobre todo, las que sois madres)

Chousa da Alcandra dijo...

Qu'est-ce que c'est "Ai oh"?