martes, 17 de febrero de 2009

Hay ocasiones en las que estás convencido de que algo va a pasar, y no acaba de suceder, y ni siquiera sabes de qué se trata. Mientras tanto, te mantienes a la espera y nada parece llenarte.

A medias, pero estás.

Y te brindan sonrisas de siempre, pero te faltan otras para completar esos paisajes en los que te gusta perderte. Hay nostalgias que se aferran a uno hasta helarte el alma y, si te empecinas en cultivar la morriña, nada calma tu sed de aquellos abrazos de entonces.

Y es injusto para los que sí están en tu día a día; es injusto, porque no te brindas; y no lo haces porque, realmente, ni siquiera te sientes; no eres consciente de tu ser. Hoy no puedo darme, porque no me encuentro.

Será cuestión de dedicarme unos días a contemplar mi ombligo, para recordarme quién soy, qué busco, qué quiero. O de darle al click en publicar entrada, a modo de bloggoterapia.

6 comentarios:

Artabria dijo...

El blog es una terapia buena, a mi me funciona, pero sólo a veces, jeje.

YA vendrán tiempos mejores........

Mar dijo...

Buenoooo!!!!

Me da que sera mejor que lo consultes con tu interior...

hay una forma que nunca falla, cojes un papel, lo divides en dos mitades en una las positivas y en otra las negativas, no es tomar una decision con eso, pero si es verdad que ayuda mucho a saber que quieres...si te aporta o no.

Besitossssssssss

Isabel dijo...

Todos tenemos dias raros, pero cada mañana sale el Sol. Anímate. Un beso

Yyrkoon dijo...

Enlazando el comment anterior, cuando esperas ese rayo de sol ni el más infernal de los incendios ilumina la noche.

Nikaperucita dijo...

... ummm... dios, estamos todos en el mismo plan.
En menos de un mes me han dicho tres veces ya (y personas distintas) que esa lo mejor tengo delante de mis narices ya a esa persona especial, y ni la veo por estar cegada por algo que deberia ser pasado ya...jajaja. Voy a empezar a plantearme si tendrán algo de razón. es algo que nunca antes me habia dicho madie... Abriré bien los ojos (jaja, lo bueno es que precisamente cuando te esfuerzas por ver, es cuando más ciega estas)

Markesa Merteuil dijo...

Artabria, el problema es que los tiempos ahora son estupendos. No sé por qué no logro disfrutarlos como se merecen.

Mar, mi interior me dice que me reactive ya. El caso es que no sé muy bien qué es lo que me impide hacerlo.

Gracias, Isabel. Otro beso para ti.

Y mira que hay incendios a mi alrededor, pero... como bien dices, Yyrkoon, no acabo de ver la noche iluminada... ;-) Será cuestión de que regradúe mis lentillas... :P

Nikaperucita, creo que el instinto propio es siempre el mejor consejero... La gente se emperra en ver cosas que nosotros, en un ataque de racionalidad, no vemos. Y al final a veces hasta nos convencen, pero... el tiempo siempre nos da la razón. Anoche descubrí algo que me tranquilizó un poquito, pero tal vez el descubrimiento sea una media verdad. Y, ojo con ellas, quien las pronuncia no debe intuir que nosotros actuaremos en función de lo que realmente quiso decir, sino que nos limitaremos a lo que realmente nos ha dicho.