domingo, 12 de julio de 2009

Si el sabor de mis besos es frío tal vez se deba a que se me ha helado el corazón.

10 comentarios:

Albino dijo...

Pues calienta el corazón y tus besos volverán a ser como seguramente te apetecen.

Isabel dijo...

No dejes que se enfrie definitivamente, no es bueno. Un beso

Yyrkoon dijo...

Joé, que poco halagüeños andamos últimamente. Va anímate, que todo pasa antes de lo que parece, te lo digo yo.
Beso de escarcha virtual.

Chousa da Alcandra dijo...

Pois proba a bicar co corazón, para que se decaten de que tes os beizos quentiños...
(En verán tamén se toma o chocolate quente?)

Artabria dijo...

El culpable siempre es la otra parte, jajajaj, por no saber apreciar el calor que desprenden.....

principito dijo...

Entonces los míos son igual de fríos. Habrá q buscar a alguien de corazón caliente no?

Besitos.

Markesa Merteuil dijo...

Albino, hay timones esquivos.

Isabel, y yo que estaba pensando en hacer un granizado... así, para el veranito... Granizado de sentimientos a la picadora de hielo.

Yyrkoon... en el fondo me encanta esta sensación de alas rotas. Me muestra que una vez fueron fuertes, capaces.

Chousa, eu tomo chocolate quente en calquera época do ano. A dúbida ofende.

Artabria... :P. Aims... qué te voy a contar que no sepas.

No, Principito, tenemos que descongelarlo solitos. No podemos cargar a un corazón caliente con tanto hielo, porque al final, como mucho, acabarán ambos templados.

irene dijo...

Cuando se hiela el corazón pienso que no es nuestra culpa, es su defensa para no dejarse dañar en su blandura.
Ojalá tus besos se vuelvan cálidos.
Un beso, Markesa.

Yyrkoon dijo...

JAJAJA, ¿¿Merteuil?? ¿Seguro que no te va más la Marquesa de Sade?

Markesa Merteuil dijo...

El hielo, aplicado correctamente, mantiene los tejidos en estado óptimo hasta el momento propicio, dicen. Besos, Irene.

Yyrkoon, te contaré: ¿Te suena Madame Saint-Ange (Filosofía en el tocador)? ;-) Pues eso. ;-)