viernes, 13 de noviembre de 2009

Cuando los besos saben a alquitrán, todo lo devastan.

7 comentarios:

Artabria dijo...

Pero lo bueno del alquitrán es que echas otra capa y ya queda perfecto, o bien le echas un poco de gravilla, pero en ese caso, al poco tiempo vuelve a estar "devastado".........y entonces se malgasta mucho tiempo y mucho esfuerzo.....

Chousa da Alcandra dijo...

Fala coa xente do Ministerio de Fomento para que leven o aquitrán...e che deixen os bicos sabendo a bicosssss

Bicos de Antas (sin chapa-pote)

Isabel dijo...

Los besos deben saber a miel, el alquitrán debe saber fatal. Un beso

irene dijo...

¿Y quién es el culpable?, el que los da o el que los recibe.
Un beso, Markesa.

Markesa Merteuil dijo...

Creo que del receptor, Irene. Porque cuando ves el chapapote hay que huir, en lugar de imaginar que se trata de petróleo... :-) Aunque el emisor tiene también parte de culpa puesto que algo tendrá que ver con el proceso de transformación y de incontinencia, ¿no?

SOMMER dijo...

Besos con sabor a alquitrán?, sinceramente, yo paso...

July dijo...

El receptor, y tb el emisor markesa, xk el chapapote puede verse o no, pero si es "remodelado" y vendido como pastel, el receptor no puede evitarlo.

Un bezzZzz