miércoles, 18 de noviembre de 2009

Te vistes de palabras, para poder desnudarte de sentimientos. Y lo haces violento, casi con urgencia, con impetuoso desorden. Otras, sin embargo, eres suave. Te cuelas por cada oquedad de mis entrañas mientras te desvistes dulcemente; y es entonces cuando la belleza se vuelve sensual, y lo sensual, belleza. Lo ajeno muda en propio cuando me embriagas de esas sensaciones que imagino tan tuyas y, por un instante, te observo desde el otro lado del espejo y, en lugar de tu mirada, encuentro mi esencia derramada frase a frase sobre ese papel en blanco sobre el que coloreo tus palabras al compás de tu dictado. Y son mi ritmo y mis latidos los que le confieren vida.

6 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

A saber o que lle poñen ó azúcar do chocolate estes días...

(Que bonito escribes, nena!)

Albino dijo...

Me gusta el optimismo sensual de tus palabras de hoy.
Un beso

Laertes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mario dijo...

"vertirse de palabras para desnudarse de sentimientos".

Me ha encantado esta entrada.

He llegado de casualidad hasta tu blog. Aunque no hay casualidad que por bien no venga, ¿no?

Te sigo.

July dijo...

cada vez falta menos :)

tin tin tin tin.....

Un besazo cielo! :)

Markesa Merteuil dijo...

A petición de su autor, y sin que sirva de precedente, he borrado un comentario. Y digo el "sin que sirva de precedente" porque los autores de los comentarios pueden también borrarlos y si los borra el autor o autora de un blog pueden despertarse susceptibilidades.

July!!!! :-)